miércoles, 13 de abril de 2011

¿Puede hacer el amor con nuestra pareja matarnos?




Está demostrado científicamente que el sexo puede ser beneficioso para la salud: es un potente anti-estrés, hace aumentar nuestra autoestima, segrega endorfinas, la hormona de la felicidad que, entre otras cosas, actúa como un potente analgésico, reduce el riesgo de cáncer de próstata y mejora la calidad del sueño.


Pero también es cierto que la actividad física intensa aumenta, en un pequeño porcentaje, el riesgo de ataques al corazón o muertes cardíacas súbitas. Así pues, ¿puede un poco de sexo matarnos?

Según un reciente estudio publicado por la Journal of the American Medical Association, el sexo, al igual que correr o nadar, aumenta el riesgo de padecer un ataque cardíaco de manera significativa. El problema son los súbitos aumentos de una actividad física de normal (por ejemplo trotar o calentar) a intensa (por ejemplo, de golpe, echarse a esprintar), que hacen que las personas sean una media de 3,5 veces más propensas a sufrir ataques cardíacos.

Así pues, aunque Jessica Paulus, coautora del anuncio, nos indica que estos riesgos son sólo durante una hora o dos durante y después de realizar el esfuerzo, lo cierto es que el estudio, realizado analizando 14 centros diferentes, indica que durante las relaciones sexuales el riesgo aumenta 2,7 veces más.

De todas formas, mantenerse en forma ayuda a que este riesgo sea menor, y aumentar el ritmo físico de forma moderada tampoco viene mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

type='text/javascript'/>